jueves, 4 de diciembre de 2008

Encanto de Puta (Parte I)

-¡Se va usted o me retiro yo! -
- pero profesor...
-¡Se va usted o me retiro yo!. Asi de enfático y radical - señalandome la puerta de salida - se dirigió a mi el veterano profesor César Cubas Quijano, uno de los fenecidos fundadores de la Universidad Particular de Chiclayo.

El senil docente fijó sin pestañar su iracunda mirada en mi persona, mientras esperaba inpaciente que guardara mis cuadernos para que saliera del aula. Aquel viejecito no me inspiraba miedo, si no preocupación que del enfado le fuera dar un infarto.

El sepsagenario docente era el "Decano" de la facultad de Derecho, donde nos formabamos los futuros abogados que saldriamos en un tiempo no muy lejano a luchar por la justicia, la igualdad y por los menesterosos y desposeidos de nuestra sociedad y todo ese doble discurso de opio que los catedráticos en aulas nos echan en teoria, pero que en la práctica ni ellos mismos lo cumplen.

Irónicamente al futuro abogado - el inculpado en ese momento - no le dieron la minima oportunidad de asumir su propia defensa y señalarle al gracioso - sentado delante de mi - que momentos antes por error de calculo, le habia hecho aterrizar en su rala y teñida cabeza del profesor, un avioncito de papel, teniendo como piloto un maduro y asqueroso gargajo verde, pesada broma que motivó su enérgico enfado.

El aula súbitamente se envolvió en un silencio sepulcral, los compañeros con el rostro relativamente agachado y a la vez no queriendo perderse la escena, nos observaban al docente y ami. Haciendo con la mano un puño se tapaban la boca, parecian explotar conteniendo la risa por la bufonada del zoquete de Rolo, que en ese momento simulaba estar leyendo. Me levante de la carpeta, no sin antes darle un estruendoso sopapo en la nuca al bufón de la clase, hecho que hizo estallar en risas y carcajadas el aula, mientra raudamente abandonaba el salón por la puerta que momentos antes, en contra de mi voluntad, habia sido invitado a salir.

Sali hecho un demonio de tasmania, claro al caricaturizado demonio de tasmania de Bugs Bunny, al cual un amigo dice me parezco, opinión que no conparto, porque es más bien éste mal temperamentoso animal quien se parece ami.
Sin otra clase a la que habia que asistir, decidi irme temprano a mi casa. La puerta de salida e ingreso al local de miraflores, donde funciona a la fecha la facultad de Derecho, en aquel entonces, rector Ingeniero Larrea Portilla, quedaba en lo que hoy es el mal llamado mini coliseo deportivo. El ingreso y salida al local tenia una puerta cuya estructura eran unos gruesos tuvos galvanizados, cubierto de latón, color negro, puerta que más se asemejaba a las tétricas puertas de ingreso al penal de picsi y no a la puerta de ingreso a una casa de estudios. Actualmente, es una reliquia que sólo sirve para comunicar el local de la facultad con la loza deportiva.

Cuando me disponia a subir al colectivo una aguardientosa voz se escuchaba a lo lejos llamandome a viva voz - !Luuchooo! - .

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada