domingo, 10 de agosto de 2008

EGO NO TE ABSOLVO DE TUS PECADOS CENTURIÓN


Mientras China la comunista a levantado parcialmente su censura sobre internet, por las presiones del Comité Olímpico Internacional, liberando páginas Web de varias organizaciones de Derechos Humanos, aunque sigue vetando todo contenido "sensible", relacionado con el Tíbet, el pueblo uigur o Falun Gong, aquí en el distrito de La Victoria Mao Lozano Centurión, sigue restringiendo el Derecho de Acceso a la Información Pública.

¿Qué pretende don Lozano al limitar este derecho con uno y mil obstáculos que impone a todo a ciudadano que le solicita información relacionada con su gestión?, ¿Acaso ocultar alguna irregularidad?, ¿O es que don Anselmo con una mano construye el progreso de su distrito y con la otra vuelca todo el estiércol para borrar toda estela de irregularidades que pueda ir dejando su gestión edil?, ¿O cubrir irregularidades similares como los S/. 191.649.37 nuevos soles, que la Contraloría General le detectó haber gastado en frivolidades y gastos particulares?

Mao Lozano Centurión, cree en su delirante paranoia que toda la documentación existente en la comuna Victoriana es de su propiedad, motivo por el cual vomita, micciona y defeca en la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública, en las recomendaciones y advertencias que le hace el Defensor del Pueblo y en la misma ciudadanía en general que le solicita la documentación pública existente en la municipalidad que el preside.

Señor Lozano, usted que se precia de ser honesto de luces de su transparencia, porque es inaudito que en un Estado democrático se restrinja la información pública, imponiendo arbitrariamente tasas exorbitantes con el único propósito de hacer imposible este acceso. Es intolerable pues que por cada documento solicitado en COPIA SIMPLE se cobre S/. 5. 19 y por cada copia fedateada S/ 12.12 nuevos soles, es el caso del ciudadano Victoriano Juan Montenegro Ordoñez, quien solicito copias certificadas del expediente técnico de los gastos de pavimentación de la Av. Antenor Orrego, expediente que consta de 123 hojas, se le exigió realizar el pago para entregarle dicha información, la suma de S/. 1,423.00 nuevos soles, monto con el cual tácitamente le estaban diciendo si tienes para pagar dicho concepto podrás tener acceso al expediente que solicitas. Estas elevadas tasas contravienen el artículo 13º, segundo párrafo del reglamento de la Ley TAIP, que estipula que, la reproducción sólo podrá incluir aquellos gastos directa y exclusivamente vinculados con la reproducción de la información solicitada. En ningún caso se podrá incluir dentro de los costos el pago por remuneraciones e infraestructura que pueda implicar la entrega de información, ni cualquier otro concepto ajeno a la reproducción. Que quiere decir esto en buen cristiano que solo se deberá pagar simplemente y únicamente el costo de fotocopiado (S/. 0. 10) céntimos por cada hoja.

Y es que don Lozano teme al digno que lo intenta fiscalizar, pero adora al periodista lacayo que lo ensalza, se envanece en su testarudez y se jacta de su bigardía y desvergüenza, pavoneándose de honesto, pero por lo bajo impide todo acto de transparencia que pueda fiscalizarlo y ponerlo al descubierto.
Columna públicada en el Diario El Correo (27 de agosto de 2008)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada