lunes, 4 de agosto de 2008

Opus Est Facto (Es necesario actuar)


Si la historia de los tres rectores que ha tenido la Universidad Particular de Chiclayo, cupiera en una sola palabra - sin contar al actual maniqui sin bisoñé que tenemos como rector pantalla - la de Alberto Ortiz Prieto, se encerraria en la voz "MENTIRA", palabra institucionalizada por él en mi casa superior de estudios.

¡MENTIRA!,`porque desde su asunción como rector en su primera gestión (1997), hasta su aparente culminación en su segundo periodo (2007), hemos vivido y estudiado en el fango de la mentira. ¡MENTIRA!, los valores y principios que predicó en cada tribuna, porque jamás puso en práctica uno solo de ellos. ¡MENTIRA!, cuando se ufanaba diciendo, encuanto medio de comunicación era entrevistado, que sus proyecciones sociales las financiaba con su propio peculio, porque el dinero salia de las arcas de la universidad. ¡MENTIRA!, su desinteresada preocupación por los más pobres de nuestra región Lambayque, porque su desenfrenada ambición y único objetivo era llegar al Congreso o al Gobierno Regional, tráficando con el hambre del pueblo, a Dios gracias el pueblo le dio la espalda. ¡MENTIRA!, cuando en 1997 prometió que al finalizar su primera gestión, iba a entregar la universidad con 10 mil alumnos; en el 2002, no entrego el rectorado, si no que se reeligió y en el 2007, solo sobreviven de su hecatombe nuclear 4 mil 400 alumnos. ¡MENTIRA!, cuando decia ante la prensa que teniamos ciudad universitaria, después de 10 años solo tenemos dos pabellones y no nos pertenecen, porque están hipotecados . ¡MENTIRA!, la exelencia academica, porque muchas plazas de docentes hansido copadas por su mediocre y parasitario entorno. ¡MENTIRA!, los decanos circunspectos, porque ellos son marionetas puestos a su servicio. ¡MENTIRA!, la solidez de la universidad, porque han saqueado en todos los aspectos los recursos de nuestra institución y ha defecado en la imagen de la UDCH. ¡MENTIRA!, el nuevo rector Arq. Augusto Tello Amenero, porque alberto, sigue ejerciendo en la práctica el gobierno de la universidad.

Podria afirmar que hasta su propia existencia es una mentira, pero la hediondez que segrega la UDCH, nos alerta de su amenazadora presencia ejerciendo el poder de factum, en una insttución que es patrimonio de nuestra región y que Alberto Ortiz, a cualquier precio pretende privatizar para adueñarse de ella mismo invasor de tierras.



(Columna Periodistica publica en el Diario El Correo, el miercoles 15 de agosto del año 2007)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada