sábado, 23 de marzo de 2013

¿Quién es Edgar Cayotopa Martínez?


En primer término, este personaje conocido por su doble discurso, de perfil bajo, de oscura trayectoria profesional, y con cercanos vínculos  de poder con algunos altos Magistrados y Fiscales de la capital, es el Administrador Judicial de La Empresa Agro Pucalá, propuesto por el Litisconsorte Anaximandro Bustamante Rodríguez; y designado por el mil veces cuestionado, pero intocable Juez Oscar Tenorio Torres, del Tercer Juzgado Civil de Chiclayo. En el año 1998, fue despedido de EsSalud; y extrañamente después de esto, fue invitado al II Curso Especial de Desarrollo y Defensa Nacional, en el CAEN (Centro de Altos Estudios Nacionales), antes denominado CAEM (Centro de Altos Estudios Militares), donde conoció a la ex Fiscal de la Nación Nelly Calderón Navarro, entre otros Políticos, Militares y Magistrados; su denuncia por el presunto delito de Peculado en EsSalud, fue archivada, según el Diario la Republica, del 28 de mayo del año 2001, presuntamente por sus vínculos en el Ministerio Publico. Ingresó a trabajar a la Fiscalía de La Nación, a fines de noviembre del año 2000, luego que la doctora Calderón, fuera elegida Fiscal de La Nación, hasta ese entonces, Cayotopa se encontraba aparentemente sin un trabajo formal, siendo designado como Gerente Ejecutivo de Proyectos del Ministerio Público, durante la gestión de la Ex Fiscal de la Nación Nelly Calderón Navarro, cargo desde el cual presionaba a los fiscales Anticorrupción, para que no investiguen a los Magistrados que pertenecieron a la mafia Fujimontesinista, así lo informó el Diario La Republica, el 29 de mayo del año 2001.



ASI INFORMÓ EL DIARIO LA REPUBLICA
EL 21 DE MAYO DEL AÑO 2001

La fiscal de la Nación, Nelly Calderón Navarro, viajó ayer a La Haya-Holanda, para participar en un acto internacional de lucha contra la corrupción, sin dar respuesta a la carta de renuncia presentada por la fiscal anticorrupción Ana Cecilia Magallanes Cortés.
En tanto, el cuestionado gerente ejecutivo de proyectos del Ministerio Público, Edgar Cayotopa Martínez, se mantiene inmovible en su cargo, pese a las denuncias de que presionó a los fiscales anticorrupción para favorecer a algunos personajes de la mafia fujimontesinista.
El viaje de la Fiscal de la Nación aplazó hasta el viernes la solución final a la crisis desatada en las fiscalías anticorrupción con la decisión de Calderón de separar a los doctores Víctor Cubas Villanueva, Fara Cubillas Romero y Flor de María Alba López, luego de que dos de ellos denunciaran haber sido víctimas de presiones ilegales.
Cubas señaló al gerente ejecutivo de proyectos del Ministerio Público, Edgar Cayotopa, como el autor de las presiones. Pero Calderón Navarro hizo caso omiso a esa acusación y exigió a Cubas mostrar pruebas de su aseveración, lo que provocó la renuncia de la fiscal anticorrupción Ana Cecilia Magallanes, en respaldo a sus compañeros. 
Magallanes adujo, en su carta de renuncia presentada el martes, que la actitud de la doctora Calderón implicaba una falta de apoyo ético y moral para seguir con la delicada tarea de investigar a Montesinos.
Ayer en un breve contacto con la prensa la doctora Magallanes dijo que evaluaría retirar su renuncia sólo si la Fiscal de la Nación adopta las medidas necesarias para evitar injerencias extrañas. Una de estas medidas sería la inmediata salida de Cayotopa del Ministerio Público.
Calderón Navarro no ha respondido aún la carta de renuncia de la doctora Magallanes. Se espera que lo haga el viernes, uno de junio próximo. La Fiscal de la Nación ha dicho públicamente que reitera su confianza en Magallanes, pero no ha dicho nada sobre el cese de las presiones externas.
Por su parte, los jueces anticorrupción expresaron su total respaldo a la decisión de la magistrada Ana Cecilia Magallanes de renunciar a su cargo ante las presiones de las que viene siendo objeto y calificaron de honesta la gestión realizada en la fiscalía anticorrupción. 
Respecto a la remoción de los magistrados Víctor Cubas Villanueva y Fara Cubillas, señalaron que pese a ser una medida de carácter netamente institucional, no pueden dejar de expresar su preocupación porque, según dijeron, podría afectar la marcha de las investigaciones sobre la lucha anticorrupción.
El ministro de Justicia, Diego García Sayán, pidió a la fiscal de la Nación, Nelly Calderón, que sostenga una mayor comunicación con los fiscales anticorrupción para evitar renuncias como la de la magistrada Ana Cecilia Magallanes, quien denunció haber sido presionada en su labor en el Ministerio Público. 
García Sayán consideró que Magallanes debería reconsiderar la decisión que ha tomado debido a que viene cumpliendo una labor destacada y firme en un contexto tan adverso para el país.

La fiscal anticorrupción Ana Cecilia Magallanes no pertenecía a este Perú. Ella venía de un mundo donde los abogados son honestos, donde la ley se parecía a la justicia y donde el tamaño de la billetera del acusado no era un elemento exculpatorio. El 23 de noviembre del año 2007, esta insigne fiscal anticorrupción, falleció después de una larga y triste lucha contra el Cáncer. Pero, jamás se dejó vencer por ese maldito Cáncer llamado Edgar Cayotopa Martinez, que intentó corromper su alma y su conciencia.



El Procurador Eder Medina Zelada, aseguró conocer a Edgar Cayotopa Martínez, quien laboró en la Municipalidad Distrital de José Leonardo Ortiz, en la gestión de Carlos Morales Sosa. Fue de conocimiento público, refiere el Procurador, sobre todo en dicho distrito, que Edgar Cayotopa, fue agarrado con las manos en la masa, por el fallecido Regidor Papo Ruiz, cuando solicitaba una coima de S/. 10 mil nuevos soles, a los propietarios de una Fábrica de Sal, motivo por el cual fue obligado a apartarse de la gestión de Carlos Morales. Alertando a los Trabajadores, jubilados, viudas y herederos, el procurador dijo: “Tengan mucho cuidado con Edgar Cayotopa, es un incansable caza fortunas; y ha encontrado en Agroindustrial Pucalá su mina de oro, después de su frustrado intento por tomar las riendas de la Empresa Agroindustrial Tumán. Siempre mantiene un perfil bajo, pero es astuto, sagaz y ladino; y sobre todo más peligroso y malévolo que Jaime Mur Campo Verde. Por lo tanto, guerra avisada no mata gente”, sentenció.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada